Categorías

Zapatillas Ciclismo / Hay 39 productos.

View :

Zapatillas Ciclismo

Zapatillas de ciclismo: seguridad en tus pies

 

...

Zapatillas de ciclismo: seguridad en tus pies

 

Cuando nos subimos a nuestra bicicleta, lo hagamos como aficionados o profesionales, lo que buscamos es conseguir una sensación placentera. Para ello es esencial velar por nuestra seguridad y esto empieza con la elección del material que vayamos a emplear. Las zapatillas de ciclismo, forman parte de esos elementos a cuya elección deberemos de prestar especial atención.

 

Y es que unas zapatillas ciclismo deben de reunir ciertos requisitos básicos si queremos disfrutar de la bicicleta:

1. Deben de ser las correctas para la modalidad deportiva que practiquemos: es decir, que sean de montaña o de carretera, pero nunca llevar zapatillas de deporte corrientes. ¿Por qué? Principalmente por dos razones: la primera, las zapatillas de ciclismo no llevarán cordones y, de hacerlo, estarán completamente recogidos, de manera que el ciclista no pueda engancharse los pedales con ellos. La segunda, la suela debe de ser más rígida, de manera que no se pierda la fuerza de los pies al hacer los movimientos oportunos.

2. Deben de ajustarse a nuestra talla de pie: de lo contrario bailarán y no nos sentiremos seguros. Lo más recomendable es pedir la talla que habitualmente utilizamos de zapato de calle y no de zapatilla ciclismo baratas que suele ser más amplia. Debe ajustarse, pero nunca hacernos daño.

3. Deben de tener espacios de ventilación: es importante que el pie respire si no queremos que se nos mueva durante la marcha o que tengamos heridas.

4. El material con el que estén elaboradas ha de ser de calidad: de manera que en invierno o cuando llueva no terminemos con los pies empapados y, en verano, no terminar con los pies sudados.

5. Deben de adaptarse al pedal de nuestra bicicleta: de manera que no se nos escapen.

 

Además, se recomienda cambiar de zapatillas dependiendo de la época del año en la que nos encontremos (unas de invierno y otras de verano) para que nuestros pies no sufran.

 

Así pues, elegir unas zapatillas no es cosa de un momento, hay que tomárselo con calma y, sobre todo, hay que acudir a establecimientos en los que sus empleados sepan con qué clase de producto están trabajando, que el mismo sea de calidad y que resuelvan todas las dudas del cliente. Algo que primamos por encima de todo cuando una persona, sea aficionada o profesional, sea la primera o la décima vez que venga.

Más